Música apagafuegos  



En mi reciente blog hable de cómo la música puede combatir la pobreza e hice la observación de considerarla como parte de un proceso amplio de educación y desarrollo humano. Uno pudiera argumentar que en México el problema endémico de la pobreza es derivado de la falta de oportunidades en la educación, pero ahora me permito explorar como factores externos pueden llegar a truncar los procesos y efectividad del aprendizaje mismo que señalice hacia el cambio de social. ¿Puede ser la música un factor para solventar este círculo vicioso?
 
El educador y científico social Eric Jensen ha identificado cinco elementos que disminuyen sistemáticamente el desempeño académico de estudiantes en edad escolar. Estos son: la desnutrición, estrés crónico, vocabulario deficiente, esfuerzo reducido, y la exclusión social. Naturalmente atacar todos elementos en conjunto amerita de una intervención integral de políticas públicas en educación, salud, desarrollo social, entre otras áreas. Por ende todo esto requiere de una serie de apoyos, sistemas, y ambientes adecuados para crear nuevos espacios de alcance e impacto entre la población estudiantil. Aunado a esto propongo la música como factor de oportunidades, cambio y atenuante de contextos.
 
Al hablar de contextos no podemos pasar de alto las grandes dificultades que vive México en materia de violencia e inseguridad (la razón por ello amerita su propio análisis fuera de este texto). ¿Cuales serán las consecuencias del estrés crónico que le producen a estudiantes de zonas urbanas, en donde casi diario les asechan persecuciones, enfrentamientos, y balaceras cerca de sus casas, escuelas, e iglesias? (vea usted una muestra de lo a que me refiero, esto en Tepatitlán de Morelos: https://www.youtube.com/watch?v=KpiwEvja_G8/)
 
Según las recientes investigaciones del Harvard Center for the Developing Child, los contextos de estrés toxico disminuyen notablemente las habilidades neurológicas para desarrollar importantes funciones ejecutivas (las mismas que regulan la memoria, la flexibilidad mental, y el autocontrol). Se ha comprobado que las deficiencias de estas funciones afectan el desempeño académico, el comportamiento, y la salud en general. Esto tiene implicaciones sumamente desastrosas para el futuro del país (estimados funcionarios públicos y legisladores tomen nota). El ejercicio coordinado, afectivo, y disciplinado de la  música (aunado a otras intervenciones) puede mitigar ese tren degenerativo de una manera natural y provechosa. Consideren este testimonio de una niña que practica el violín en un programa social de orquesta infantil en Venezuela:
 
“Era el primer día de la orquesta de cámara, entonces yo venia temprano. Y casi al llegar aquí me dieron un disparo en la pierna. Y yo lloraba, no por el dolor, si no por que iba perder el ensayo. Cuando uno llega aquí se le olvida todo.” 
 
La niña dice que se le olvida todo…
 
En términos científicos lo que aquí ha ocurrido es que el ejercicio de la música, el entorno en donde la desarrolla, y la motivación intrínseca que le brinda; le ayuda a mitigar el contexto adverso en el que vive. Recientes investigaciones sobre la materia nos indican que este tipo de actividad puede cortocircuitar la respuesta al estrés y mantenerlo fuera del margen crónico o de peligro. Según los especialistas el estrés comienza en el cerebro y emite una reacción cadena que alerta al cuerpo a nivel celular. Con el paso del tiempo estos interruptores se quedan en posición de encendido permanente…la práctica músical crea una reacción a la inversa (WebMd). Al proteger a los estudiantes de estas condiciones adversas se mejora el desarrollo de las funciones ejecutivas antes aquí mencionadas. No hacerlo desencadena en parte comportamientos erráticos e impulsivos que nos generan más violencia entre otros males. Esto a la larga crea costos muy elevados.
 
Me preocupa como se ha visto afectada la impartición de la educación en México. Me duele ver los videos en YouTube en donde estudiantes son sometidos al terror de las batallas urbanas. Las nuevas generaciones están ahí clamando porque venga algún cambio, alguna oportunidad que los libere de todo eso. Ellos crecen atemorizados por la incertidumbre de que a la vuelta de la esquina les llueva una bala o peor aun que crezcan sin las herramientas que los hagan salir adelante. Habrá que reflexionar sobre todo esto. 

Agosto 2014

Notas: 


Kuchinskas, Susan. “How Music Making Reduces Stress” WebMd, 2010. (Reviewed by Patricia Farrell) http://www.webmd.com/balance/stress-management/features/how-making-music-reduces-stress
 
“InBrief: Executive Function: Skills for Life and Learning” Harvard Center for the Developing Child, 2013. http://developingchild.harvard.edu/resources/briefs/inbrief_series/inbrief_executive_function/

Leave a comment